18 ene. 2014

Mujeres que no son pájaros.

pero que son las personas que más cerca han estado de serlo.

"Soy mujer. Y un entrañable calor me abriga cuando el mundo me golpea. Es el calor de las otras mujeres, de aquellas que hicieron de la vida este rincón sensible, luchador, de piel suave y tierno corazón guerrero."

Alejandra Pizarnik




















6 nov. 2013

Algunas anotaciones sobre los usos de la palabra "Underground"


Últimamente me he estado fijando en el gustillo con el que usa la gente la ya manida palabra "underground" y hay algo que me enerva. No se trata de entrar en una batalla sectaria de "tú no puedes ser darks" (bueno, no se quién seas) sino de dejar claros ciertos términos. Porque no se trata de un club selecto en el que unos entran y otros no dan la talla, sino que el quid de la cuestión está en que ser underground NO MOLA, y en que cualquiera con dos dedos de frente NO QUERRÍA entrar en dicho club. Ser underground no es que Converse te patrocine y te ponga la etiqueta, ser underground no es parecer experimental y llenar salas y aparecer en las revistas, no es no haber firmado con una major pero salir en las listas de lo mejor del año.

Ser underground es, antes que nada, comer mierda. Mucha. Ser underground es palmar pasta por seguir haciendo lo que te gusta, es que tengas que soportar seguir viendo aforos ridículos a pesar de tu esfuerzo. Ser underground es que los medios te ignoren por no ser de la etiqueta de moda, o por no ser de ninguna. Ser el friki, por no decir "outsider", que suena más glamuroso pero también es una palabra pervertida en esta espiral de "lo cool".

Lo único bueno que tiene, diría que es una conexión más fuerte y sincera con el público. Un público por lo general menos crítico y más complaciente (y no estoy resaltando estas cualidades como algo positivo).

De hecho, los que realmente nos estamos pegando las hostias de lo que significa de verdad ser underground, DARÍAMOS UNA MANO por no serlo. Por tener buenas promos en medios que nos acojan sin levantar la ceja, por llenar las salas, por ver que los grupos tienen los aforos y ventas que se merecen y no tienen que venir corriendo del curro para tocar o cancelar fechas porque dependen de él. 

A veces sí que se nos puede escuchar orgullosos de esta etiqueta, pero es cuando necesitamos consolarnos así como el lumpen se enorgullece de su condición... cuando, por supuesto, le cambiaría el puesto sin dudarlo a ese pequebú que va de bohemio y andrajoso. No me jodas.


11 abr. 2013

Breve entrevista a Marina Abramovic en un taxi de Madrid. (*pequeño ejercicio periodístico)

Me coge de la mano, cual mamá, y nos metemos en un taxi para ir a un restaurante donde esa noche habría una cena para la crew del teatro y amigos invitados, con la excusa de que era la Pascua ortodoxa (confesión predominante en Serbia, cuyos festivos son similares a los de la iglesia católica, pero con distintas fechas, acorde al calendario gregoriano). Acaba de salir de actuar en la obra cuya temática es su propia biografía: "Life and Death of Marina Abramovic", del genio del teatro contemporáneo Bob Wilson, en el Teatro Real. Más que cansada, se la ve pletórica. Viste de negro y con falda larga, lleva el pelo suelto y un bolso de Givenchy (¿regalo de su amiguísimo Riccardo Tisci?) de donde saca su Blackberry y revisa las citas para las semanas siguientes.

Todavía estoy anonadada debido a la obra. Creo que desde un momento dado, no he parado de llorar. Y, me llama la atención, se revelan tantos detalles íntimos (y algunos recientes), ¿cómo te has atrevido a  hacer algo así?

Ay, cariño, yo me he atrevido a tantas cosas durante mi vida...

Ya, ya. Si lo piensas, esto hasta se queda pequeño. Pero no deja de impactar. Otra cosa que me impacta, es la poca consideración que se te tiene en nuestro país, el mío y el tuyo. Cuando hablo con otra gente de Serbia, saben quien eres, pero es como "sí, aquella loca que antes pintaba y luego se puso a hacer cosas raras". ¿Cómo te tomas esto?

La verdad es que antes me dolía, pero ahora no me importa para nada. No sé si es la envidia o qué: si te fijas ahí se comen a cualquiera que haya triunfado en el extranjero. El director del Museo de Arte Contemporáneo de Belgrado dijo que no pensaba que yo era suficientemente relevante como para hacer una exposición retrospectiva, que yo de buen grado habría hecho ahí. Y en el MoMA sí que creyeron que era relevante, y se rumorea que puede que nominen nuestro documental "The Artist is Present" para los Oscars. Con el tiempo aprendes a que no te importe. Pero mira, así están las cosas, ni siquiera mi propio hermano ha querido venir a ver la obra que va sobre mi vida...

Me frustra pensar que hace pocos años yo misma descubría el "sound art" en sí mismo, y tú ya experimentabas con él en los 70. O que mi padre se hubiera graduado en la misma facultad que tú, unos años después, pero el se haya dedicado a pintar en vez de participar de la vanguardia así como hizo el grupo de estudiantes al que pertenecías tú. Para mi la acción es algo clave, no es por jerarquizar, pero es lo que me interesa a mi del arte...

Ya, ya. Dices eso porque eres joven. Yo a tu edad odiaba el teatro, y muchas otras cosas, también establecía jerarquías. Pero todo se trata de encontrar el lenguaje que a uno mismo le vaya bien, aquello que le apasione, sin dejar de aprender.

¿Qué consejo le darías a un artista joven?

Sonará cliché pero es verdad: creer en ti mismo, no dejar que te derriben las críticas y ser perseverante, muy perseverante.

¿Cuales son tus planes ahora mismo? 

Pues estoy que no paro, cada semana en un país diferente. La semana que viene vamos a Viena a presentar el documenal en un festival, después de cuatro días ahí me voy a Italia a ultimar detalles de un proyecto (que creo que el resultado será un libro), "The Artist Manifesto"... vamos, ¡una locura!

¿Es que acaso alguna vez quisiste llevar otro tipo de vida?

Tienes toda la razón, nunca he deseado llevar un tipo de vida diferente.


9 abr. 2013

artists (11): Marina Markovic

"¿Qué pasa con las Marinas?" preguntaba un amigo mío cuando cuando le mostré a Marina Markovic, una artista serbia, ahora residente en NY. Y es que la pregunta está justificadísima atendiendo a la calidad abrumadora de la propuesta de esta joven artista.

Yo la descubrí en una exposición en Belgrado de los ganadores (muy bien seleccionados) del premio Mangelos. Su pieza era un vídeo en el que se veía como le tatuaban en la cintura una cinta métrica anudada con la medida de 60 cm, el ideal. La primera reacción que nos viene a la mente sería un "bah, rollos feministas típicos y tópicos, qué extremista, ¿para qué te tatúas eso, niña?" y al momento siguiente nos damos cuenta de que nosotras, también lo tenemos tatuado, pero en nuestra mente. Después de esta bofetada solo te toca asentir con la boca medio abierta y un poco de amargura.



En esta pieza en concreto, ella se apropia del ideal impuesto y lo profana, ya que al haciéndolo formar parte de un organismo vivo, a medida que su cuerpo vaya variando, también esa imposición estará siendo modificada.

Pero lo más interesante de Markovic es que la coherencia en su discurso es total, y ella misma, como persona es una extensión de su trabajo. A pesar de ser profundamente conceptual, tiene una estética muy propia y cuidada, pero no por acompañar al concepto y hacer un fifty-fifty, sino que se trata del fetichismo que forma parte del mismo.

No es posible ignorar lo fantástico de la manera en la que se presenta "Post-Anorexic artist working in the context of headless Barbie Movement". Y a su statement lo ha titulado "The Pink Discourse".

Años atrás, padeció anorexia y la primera obra de su portfolio son los dirarios ilustrados de su estancia en rehabilitación en el hospital. Desde sus dibujos hasta sus performances, se repiten temáticas como el orden y el desorden alimenticio, la feminidad, la sexualidad, la culpabilidad y las relaciones de poder.






Las últimas tres piezas son de un proyecto conjunto (AZIL) con el artista Boris Sribar, para el que hicieron estancias en galerías (una de Belgrado y otra de Berlín), durante las que vivían en el propio espacio expositivo por un tiempo determinado (interesante reflexión sobre el papel del espacio expositivo privado como asilo -traducción de Azil- para los artistas?) y posteriormente inauguraban una muestra de los trabajos ahí realizados.

(Me flipa la de "Period on TV is always blue")

21 mar. 2013

I am (NOT) the owner of my own body


"Mi cuerpo es mío y de nadie más" 


"After tonight my body will no loger be mine" 
(The Flowers of War, Yimou Zhang)


("The distance or link we decide to create with our own body. Is it less painful if our body is not ours? Is it less painful if we are not ourselves?")


14 feb. 2013

Madrid, día 3 : Trabajando en JustMad, veredicto y ambiente en la feria.

¿Que qué opino de JustMad y lo que sucedió aquellos días? 
Pues debo empezar aclarando que padezco una gran aversión a las ferias de arte. Una alergia muy fuerte desde el punto de vista de espectadora o creadora. Tan fuerte, que no comprendo, por ejemplo, qué hacen los estudiantes de arte visitándolas (sí, yo también lo he hecho como estudiante). En el sentido de, OK, si les interesa ver como va el mercado del arte, vale, pero sé por experiencia que en esa fase uno está con una imagen un pelín más idealista del arte que pensando sólo en ese aspecto...

PERO

JustMad me sorprendió muchísimo. Por supuesto que había intención de acercamiento al mercado y a los coleccionistas, pero el planteamiento general era muy diferente al de una feria de arte al uso:
La entrada asequible, el apoyo a iniciativas que se desmarcaban del arte-objeto-mercancía, el criterio de  selección de las mismas galerías, la cesión de espacio a estudiantes de Bellas Artes, la organización de eventos paralelos (visitas guiadas, conferencias, coloquios, premios, LA FIESTA, etc), un community management muy cercano y vivo (en ocasiones incluso autocrítico o autoparódico, un aplauso!), el equipo de blogueros que nos acercaban a la experiencia, la inclusión de galerías latinoamericanas que aportaron mucha frescura al asunto y el café a 1'50.

Por supuesto, la única problemática -siempre- es casar los dos polos opuestos que harían de ello la feria perfecta: promover la venta (sin aportación económica, a las galerías no les beneficia participar y sin ellas, al menos de momento, no hay circuito) y apostar por lo invendible y por el arte actual (tendencias? internet como formato? arte contestatario?). El break, pero, entre estos dos puntos no tiene que ver con la organización. Es simplemente una cuestión de las capas sociales y de target... Porque no nos engañemos: el moderneo es el que apoya lo actual, pero el moderneo no tiene capital. Lo tiene la audiencia de gusto más clásico que busca algo bonito que parezca moderno que colgar en el salón (opa Pozuelo style!).

Aclarar que no estoy en contra del mercado del arte, el coleccionismo me parece una afición preciosa y sé de buena mano que muchos coleccionistas no compran obras para especular o decorar o ostentar (como piensa todo el mundo), sino por verdadero flechazo y fetichismo (a mí me ha sucedido, el pensar necesito tener esta obra, casi como acto simbólico). Pero, como comentaban muchos en la feria entre risas y ironías la falta de cultura de coleccionismo de arte en este país es lo que nos conduce a esta situación: "¿Coleccionismo español? ¡Eso es una leyenda urbana!" #OídoEnJUSTMAD


















13 feb. 2013

Madrid, día 2 : Trabajando en JustMad, ¿cómo es el montaje de una feria de arte?

Pues eso, me vine a Madrid para trabajar para la Galería Fran Reus en la JustMad International Contemporary Art Fair. Me interesaba mucho aprender como funciona el entramado interno del negocio artistil, pero ya sabe todo el que me conoce, que a mi, con tal de tener una excusa para volver a Madriz,  todo me va bien... :) *suspiros*

Estas imágenes resumen un poco lo que fue el día del montaje, un pelín durillo para todos los que estuvimos ahí, con el fresquito que hacía en el párking del Silken Puerta América (ahí se celebraba la feria, sí, en un párking!) y con ganas de que quedara todo perfecto, midiendo al milímetro, entre cafés, charlas y risas que nos hacían olvidar un poco el cansancio físico. La organización estuvo impecable, la única pega de detalles técnicos: que cobraran a parte por foco colocado, siendo insuficiente la luz del propio aparcamiento para iluminar adecuadamente las obras... esto hizo que hubiera espacios mejor iluminados que otros y algunas obras no lucieran debidamente, una pena. 


mi primera misión de vital importancia y dificultad: MONTAR UNA MESA DEL IKEA:



the boss dándolo todo

Julià montando su instalación:

Pejac en acción, pintando en el muro la continuación de su pieza:

Mr Perfeccionista se quedó el último, corrigiendo detalles una y otra vez, todo un profesional!

Los perretes yacen antes de ser montados

Artistas... siempre a última hora...


Paquita Pantanos dice hola! desde la galería colombiana

Me encantó esta imagen:

Sin duda la coleccionista de arte más guapa que pasó por la feria :)

Prioridad: ubicar el bar (2nd home después del stand)




en fin, la vida de feriante...


12 feb. 2013

Postal desde Madrid, día 1


Llegar a una ciudad y que os sonriáis mutuamente como os sonreís con un amigo cuando te lo encuentras después de una noche loquísima en la que habéis pasado mil y una situaciones surrealistas o después de haber hecho alguna fechoría graciosa y secreta que se os fue un poco de las manos. Una sonrisa incrédula, cómplice, divertida y un poco pilla.

Wish you were here,
XOXO

A.

***
"- Es que Madrid me mima y me zurra.
- Claro, como la gente que te quiere."

24 ene. 2013

¿Dónde está vuestro Dostoievsky ahora?

Tatuarse en la mano izquierda el peso de las últimas monedas del fin de mes.
Ese peso. Tan y tan exacto mientras las cuentas
Aprender a hacer números y hacer magia
para que en 1'23 € cuadre el desayuno, la comida y la cena del máximo de días posibles
Saber que estás cayéndote 
Vivir a base de café, tabaco y la tapita que caiga entre caña y caña.
Tener una noche de insomnio y temblores.
Aprender que ni las prostitutas son tan santas ni los hambrientos tan románticos como los pintaba nuestro amigo Fiódor. 

11 ene. 2013

problems

tengo un problema de disonancia total. y ese es vivir hoy, aquí, habiendo sido criada por unos padres que crecieron en un sistema comunista.
[canciones de partisanos]

(communist body, capitalist body.
mom marina and husband)